Navegar por las aguas del sur de Europa invita a realizar un rápido viaje al pasado, a tierras perfectas para el trabajo y las investigaciones de los historiadores, descubriendo la frontera marítima entre Italia y los países balcánicos de la antigua Yugoslavia.
Por ello, con el crucero Descubre Venecia, Croacia y Grecia tendrás la oportunidad de viajar hasta algunos de los puertos más importantes del mar Adriático y la zona sur del mar Egeo, conociendo así las ciudades y capitales más relevantes que acompañan a cada uno de ellos. Un itinerario de 7 noches de duración que podrás iniciar en el puerto griego de El Pireo, o por el contrario, en sentido opuesto, comenzando en la italiana Trieste, que se halla en el norte del país, en la frontera con Eslovenia.

Tanto si embarcas por primera vez en tu crucero, como si realizas la última parada de este recorrido por mar en El Pireo, podrás desplazarte directamente por carretera hasta la famosa ciudad de Atenas, ya que se encuentra situada a tan solo 11 kilómetros de la línea de costa. Entre los monumentos más importantes de Grecia, situados en su gran mayoría en la capital, sobresale su imponente Acrópolis. Presidida por el espectacular Partenón, se sitúa como uno de los templos más representativos del arte y la cultura helénica. Además, tampoco puedes perderte otras construcciones mágicas griegas, como por ejemplo, la Torre de los Vientos, el Teatro de Dionisio y el Templo de Poseidón.

Del mismo modo sucede con la ciudad de Trieste, que llama la atención, frente a otras destacadas metrópolis italianas, por disponer de una amplia historia que se combina con múltiples referencias arquitectónicas y, sobre todo, con un agradable ambiente en sus calles, gracias a multitud de terrazas y avenidas en las que podrás disfrutar de sus largos y sorprendentes atardeceres. Además, entre los lugares que merece la pena visitar en este importante rincón turístico italiano se encuentran la catedral de San Giusto, el Arco de Riccardo, que data del siglo I y se encuentra en una pequeña plaza, el Teatro Romano de Trieste, la Plaza de la Unidad, que permanece cerrada por tres lados y tiene salida directa al mar, y la plaza y el edificio de la Bolsa de Trieste, un edificio de principios del siglo XIX.

Forma parte de una completa aventura en aguas del mar Adriático y el mar Egeo a bordo del crucero Venecia, Croacia y las Islas Griegas.
Con una duración total de 14 noches, podrás embarcar, durante la primera jornada, en el puerto de El Pireo.
Se trata de una ciudad situada en el sudoeste de Grecia, en la periferia del Ática, a orillas del famoso golfo de Egina.
Desde hace ya varios siglos, se sitúa como el puerto de Atenas, que permite el acceso directo a diversos enclaves turísticos destacados, como la Acrópolis de Atenas, el Partenón y el antiguo Ágora. Del mismo modo, también en Grecia, este crucero Pullmantur realiza otra de sus escalas en la isla de Mikonos, pieza clave del archipiélago de las Cícladas. Su animada vida nocturna es una de las características principales de este destino.

Entre todo lo que hay que ver en Mikonos sobresalen la Pequeña Venecia, es una de las zonas más bellas y fotografiadas de toda la isla, sus característicos molinos de viento y las playas de Mikonos, auténticas maravillas naturales bañadas por el Egeo, entre otros muchos rincones. Posteriormente, según avance este itinerario por mar, tendrás la oportunidad de viajar a Turquía, concretamente, hasta Marmaris, una importante ciudad costera ubicada en la provincia de Muğla. Destaca por la abundancia de calas a lo largo de su extensa costa, sus puertos naturales, su cercanía con antiguas ciudades y sus modernas e interesantes recintos marinos. A la hora de realizar turismo en Marmaris, no olvides visitar algunos de sus puntos turísticos, como su castillo y el Zoco, una de las atracciones más demandadas por los cruceristas.

Por otra parte, en este grupo de destinos griegos, que forman parte del crucero Venecia, Croacia y las Islas Griegas, se incluye la ciudad de Chania, localizada en la costa noroeste de la isla griega de Creta. Conocida también como La Canea, ocupa un lugar privilegiado a los pies de los Lefta Ori o montañas blancas, y dispone de un pintoresco puerto y una combinación perfecta de calles que conforman un completo entramado de edificios venecianos, fortificaciones e incalculables restos de la época otomana. En este sentido, la ciudad ha conseguido mantener su autenticidad, sus colores y sus costumbres a pesar del creciente número de visitas anuales. Entre sus principales barrios destacan Splantza, o lo que es lo mismo, el barrio turco, puesto en pie por los venecianos a finales del siglo XV, y Ovriaki, de origen judío.